Un arnés especial, la trampa mortal del helicóptero que cayó en Nueva York

La medida de seguridad para evitar accidentes en la altura impidió que los pasajeros salgan de la nave, que se hundió en el East River

El cónsul argentino en Nueva York, Mateo Estremé, confirmó que la argentina Carla Vallejos y el resto de las víctimas que viajaban en el helicóptero que se estrelló en el East River de la ciudad norteamericana, murieron ahogadas, según reveló la autopsia a los cuerpos.

"Los 5 murieron ahogados", explicó el funcionario. Esta nueva tragedia reavivará el debate sobre la
seguridad en este tipo de excursiones en las que la aeronave viaja con las puertas abiertas para poder
tomar fotografías de la ciudad.

De acuerdo con la información brindada por la Agencia Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) el helicóptero modelo Eurocopter AS350, propiedad de la compañía turística Liberty, se estrelló cerca de la isla de Roosevelt, situada a lo largo del costado oriental de Manhattan. La Policía detalló que seis personas viajaban a bordo y que el único sobreviviente fue el piloto, que logró salir del aparato y fue rescatado.

En este tipo de tours por el aire, el helicóptero vuela con las puertas abiertas para poder tomar fotografías de los lugares más cautivadores de la ciudad. Si bien los pasajeros cuentan con arneses especiales que los sujetan a sus asientos para evitar así cualquier tipo de accidente en altura, en el agua fue una trampa mortal para los pasajeros.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

AdSense

Publicidad

Publicidad