#AhoraMisiones

Un año y nueve meses después de haber sido denunciado por abusar sexualmente a su prima de siete años, un joven admitió el delito en el marco de un juicio abreviado y fue condenado a un año y medio de prisión en suspenso, a la realización de tareas comunitarias en una entidad de beneficencia y paralelo a eso también deberá someterse a un tratamiento psicológico, manteniéndose en todo momento alejado de la víctima.

Se trata de J.DD. -la identidad de mantiene en reserva-, ahora con 18 años, pero quien era menor al momento de cometer el delito en una cancha de fútbol del barrio San Lucas de Posadas. La niña lo había acompañado a la casa de un hermano, distante tres cuadras de su casa, cuando fue atacada sexualmente, aunque no hubo penetración por lo que la imputación con la que llegó a la instancia de debate fue abuso sexual sin acceso carnal.

El acusado decidió admitir la responsabilidad penal y, asesorado por su abogada defensora, Lilian Belloni, accedió a la instancia abreviada en la que tuvo participación la fiscal Correccional y de Menores Uno, María Laura Álvarez, y la jueza Correccional y de Menores, Marcela Leiva, quien en la misma audiencia homologó el acuerdo.

El fallo condenatorio firmado por las partes especifica: 18 meses de prisión en suspenso y la realización de tareas comunitarias y tratamiento psicológico, como así también la prohibición de acercamiento a la menor. En caso de no cumplir con algunas de esas condiciones, el joven será alojado en una prisión.



En la canchita
El abuso sexual del que fue víctima la niña -que ahora tiene nueve años- ocurrió el 26 de agosto de 2017 en el barrio San Lucas, de Posadas. De acuerdo a la denuncia radicada por la progenitora en la Comisaría de la Mujer de la Unidad Regional Uno, ese día cerca de las 20 estaba en su casa junto a los hijos y un sobrino (J.D.D.), hasta que en determinado momento le pidió al adolescente que acompañara a la pequeña hasta la casa de un hermano para pedirle que traiga el auto.

J.D.D. salió caminando con la niña y regresaron media hora después, siendo que la propiedad estaba a tres cuadras de la suya. Todo parecía estar bien hasta que la mujer encontró a su hija llorando desconsoladamente junto la hermana mas grande y después de calmarse le detalló el abuso del que fue víctima.

De acuerdo al testimonio de la víctima, después del hecho el adolescente le dijo que no contara nada a nadie, por lo que, indignada, la mujer decidió increpar a su sobrino, pero no lo encontró. Fue inmediatamente a la Comisaría de la Mujer para dejar constancia del ataque sexual y se montó un operativo de detención ante la gravedad de la acusación.

Esa misma noche la pequeña fue examinada por médicos policiales, no detectando lesiones vaginales ni anales.

En igual sentido se expidió algunos días después el Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial en el informe de los exámenes ginecológicos que hicieron a la víctima. Eso fue determinante en la imputación que condujo al acusado a la instancia de debate y reciente condena.

Por Cristian valdez de El territorio
Axact

Axact

Vestibulum bibendum felis sit amet dolor auctor molestie. In dignissim eget nibh id dapibus. Fusce et suscipit orci. Aliquam sit amet urna lorem. Duis eu imperdiet nunc, non imperdiet libero.

Post A Comment:

0 comments: