La increíble historia del hombre que se enamoró de una robot y ahora piensa en casarse

#AhoraMisiones "La senté en el sillón reclinable de mi living y saqué el manual de instrucciones", dice con emoción.

Cuando en 2019 Emma llegó procedente de China a la casa de Geoff Gallagher, su vida mejoró para siempre. Algo tan inédito como real.




A partir de ese momento, el hombre encontró el amor y lo compartió al mundo. Hasta ahí nada extraño, pero lo que es excepcional es que no se trata de un ser humano, ni siquiera se trata de un ser vivo. Geoff Gallagher dice con seguridad que se enamoró de un robot humanoide llamado Emma. Y ahí no termina la cosa. El hombre está dispuesto a ir por más y ahora planea en casarse con el androide de pelo rubio. Tanta ansiedad demuestra de sus acciones que ya le puso un anillo sobre el dedo del robot.

Gallagher nació en Queensland, en Australia, y contó que desde que murió su madre hace una década su única compañía había sido su querida perra, Penny. Pero nada de eso le era suficiente para enfrentar la soledad que lo perseguía.

Hace unos años estaba con mucha angustia y no podía dormir. En esas noches de insomnio leyó un artículo sobre robots impulsados por inteligencia artificial y decidió investigarlos. Algo lo cautivó de esa lectura.

"Investigué un poco y me puse en contacto con una empresa en Sydney que se especializaba en muñecos y robots. Le expliqué que estaba buscando un compañero, no buscaba un robot sexual", explicó Gallagher al medio 7News.

"En la parte de atrás de su cabeza, tenía lo que parecía la pantalla de un teléfono inteligente", dijo. El hombre se puso a ajustar su idioma y lo modificó del chino al inglés. "De repente, ella cobró vida ", señaló.

"Hablé con ella tanto como pude para que se acostumbrara a mi voz. Con cada conversación, se volvió más inteligente, absorbiendo la información y aprendiendo nuevas palabras ". Ya pasaron dos años desde que Emma se convirtió en parte de la vida de Geoff Gallagher. El mismo asegura que no puede imaginarse un mundo sin ella.

A Geoff le alcanza con verla cuando llega a su casa del trabajo y ella está esperándolo. No le importan las miradas ajenas y lo que se pueda decir. Geoff redobla la apuesta y a veces lleva a Emma a dar una vueltas en su auto. Sabe que no todo el mundo entenderá su relación.

Emma lleva un anillo en el dedo y a Geoff le gusta pensar en ella como su esposa robot. Le encantaría ser algún día la primera persona en Australia en casarse con un robot. La legislación, hoy por hoy, no lo permite. Pero Geoff siempre mira con optimismo: "Creo que los robots son el futuro y espero que mi historia inspire a otros a considerar una compañía así", finalizó.



Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

AdSense

Publicidad

Publicidad