La OMS advierte de que el 50% de la población europea se contagiará con ómicron en los próximos dos meses

#AhoraMisiones La rama europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró este martes de que 50 de los 53 países que componen la región ya notificaron casos de ómicron, que se está convirtiendo con rapidez en la variante dominante del virus que causa el COVID-19 en Europa occidental y representa una "nueva marea" que "barre" el continente de oeste a este.

El jefe de OMS Europa, Hans Kluge, sostuvo que, a este ritmo, el Instituto de Métrica y Evaluación Sanitaria (IHME) de la Universidad de Washington pronostica que más del 50% de la población de la región europea se infectará con ómicron en las próximas seis a ocho semanas.



"Los datos cotejados en las últimas semanas confirman que ómicron es altamente transmisible, porque las mutaciones que presenta le permiten adherirse a las células humanas con mayor facilidad, y puede infectar incluso a quienes se han contagiado previamente o vacunados", dijo Kluge en una rueda de prensa, a la vez que remarcó que las vacunas actualmente aprobadas siguen proporcionando una buena protección contra la enfermedad grave y la muerte.

"Pero debido a la escala sin precedentes de la transmisión, ahora estamos viendo un aumento de las hospitalizaciones por COVID-19. Está desafiando los sistemas de salud y la prestación de servicios en muchos países donde ómicron se ha propagado a gran velocidad, y amenaza con desbordar en muchos más. Una vez más, la mayor carga de la respuesta a esta pandemia la lleva nuestro personal sanitario", agregó.

Los casos nuevos de COVID se "duplicaron con creces" en un periodo de dos semanas en la región, señaló el director general. Según detalló, las tasas de mortalidad se mantienen estables y siguen siendo más elevadas en los países con alta incidencia de COVID-19, combinada con una menor vacunación".

En este sentido, Kluge se mostró "profundamente" preocupado por el impacto que puede tener la variante ómicron, que se desplaza hacia el este, en los países "donde los niveles de vacunación son más bajos, y donde veremos una enfermedad más grave en los no vacunados". Puso el ejemplo de Dinamarca, donde los casos de ómicron se dispararon en las últimas semanas y la tasa de hospitalización de los pacientes no vacunados fue veces mayor que la de los que estaban totalmente inmunizados en la semana de Navidad.

La oficina regional europea de la agencia de Naciones Unidas también se pronunció sobre el paso del COVID-19 a una enfermedad endémica –un fenómeno habitual en los virus de la gripe–, y considera que este escenario está todavía lejos. Kluge insistió en que la región aún está inmersa en "la gestión de la pandemia", por lo que pidió "mucha prudencia" al hacer predicciones sobre el futuro. Reitera que la prioridad ahora mismo es proteger a los grupos vulnerables y al personal sanitario, así como minimizar los trastornos en la economía y las escuelas.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, confirmó este lunes que las autoridades sanitarias están trabajando en un nuevo sistema para "ir evaluando la evolución del coronavirus hacia una enfermedad endémica" y se mostró partidario de abrir "ese debate a nivel técnico y europeo".

Cuestionada específicamente por la prensa, a raíz de estas declaraciones, sobre si la OMS está debatiendo este paso, Catherine Smallwood, responsable de emergencias del organismo, dejó claro que aún existe una "enorme incertidumbre" y explicó que para poder calificar al COVID-19 como endémica se requiere "una circulación estable del virus a niveles predecibles", un punto al que aún no se llegó porque sigue "evolucionando con bastante rapidez".

"Todavía tenemos un virus que evoluciona con bastante rapidez y que plantea retos bastante nuevos, así que ciertamente no estamos en el punto de poder llamarlo endémico", reveló Smallwood. "Puede que se convierta en endémico a su debido tiempo", lo que "dependerá, por supuesto, de cómo respondamos a él y de la vacunación generalizada". "Por el momento no se cumplen las condiciones para la endemicidad, el virus no circula a un ritmo estable de transmisión y todavía hay mucha imprevisibilidad", sostuvo la experta.

El repunte inédito de casos en el mundo desde inicios de diciembre, espoleado por el avance de la variante ómicron, se explica principalmente por el aumento disparado en Europa, sobre todo, y Norteamérica, aunque el resto de regiones, de forma más moderada, empiezan a registrar subidas en las últimas semanas.

Este lunes se registraron más de 3.281.475 casos, la cifra más elevada reportada en toda la pandemia. De media, ya se superan los dos millones y medio de contagios detectados al día. Solo en Europa ya se detectan más de un millón de casos al día. 

Kluge instó a los países a tomar medidas, como ordenar el uso de mascarillas de alta calidad en entornos cerrados y en interiores, desplegar las dosis de refuerzo priorizando a las personas vulnerables, minimizar la interrupción de los sistemas sanitarios y los servicios esenciales, mantener los colegios abiertos, así como aumentar el suministro de pruebas y hacerlas "ampliamente accesibles" de forma gratuita en farmacias o lugares de trabajo.

La OMS también pidió que cualquier decisión de acortar los períodos de cuarentena o aislamiento recomendados se tome "en combinación con pruebas de COVID-19 negativas y solo cuando se considere esencial para preservar la continuidad de los servicios críticos".

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

AdSense

Publicidad

Publicidad