A Zeno.FM Station

Jamaica repudia a la Monarquía británica, busca convertirse en República, y reclama indemnización por siglos de esclavitud

#AhoraMisiones La llegada de la realeza a Kingston - la ciudad capital de Jamaica-el martes coincidió con un sentimiento sostenido por la ciudadanía  de reclamo a la monarquía a pagar reparaciones por la esclavitud que durante años impuso y usufructuó cuantiosos beneficios y con llamamientos de los políticos para que el país se convierta en una república.

La visita de los duques de Cambridge  le ha dado a la nación la oportunidad de abordar temas “no resueltos”, les dijo el primer ministro, Andrew Holness. Durante la bienvenida oficial, Holness precisó: “Hay problemas aquí que, como saben, no están resueltos, pero su presencia brinda la oportunidad de que esos problemas se coloquen en contexto, se pongan al frente y se aborden de la mejor manera [a camino] como podamos.




“Jamaica es, como verían, un país que está muy orgulloso de nuestra historia y muy orgulloso de lo que hemos logrado. Estamos avanzando y tenemos la intención de alcanzar en breve… nuestros objetivos y cumplir nuestras verdaderas ambiciones como país independiente, desarrollado y próspero”.

Con una población de 2,9 millones de habitantes, la isla caribeña de Jamaica se independizó de Gran Bretaña  en agosto de 1962 pero sigue ligada a la Corona a con un sistema de monarquía constitucional y es miembro de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth).

En los últimos tiempos, muchos jamaiquinos han planteado la cuestión de que la isla sustituya a la monarca por un jefe de Estado local siguiendo los pasos de otros países del Caribe como Barbados, Guyana, Dominica y Trinidad y Tobago.Barbados fue el último en convertirse en república y cortar lazos con la Corona británica cuando el pasado 30 de noviembre juró como presidenta Sandra Mason.

Después de que  Barbados destituyera  a la Reina como jefa de Estado, Holness afirmó  -en diciembre pasado- que “no hay duda de que Jamaica tiene que convertirse en una república”.

La medida -que cuenta desde hace años con  apoyo bipartidista- para cambiar el estatus de Jamaica es cada vez más una posición dominante.

Conforme a informes de que ya se ha designado a un alto funcionario para supervisar la transición a una república, los expertos en encuestas dicen que la opinión pública de Jamaica se ha movido constantemente a favor de convertirse en una república durante la última década, impulsada por la creciente discusión sobre el legado negativo del colonialismo y por interés en el movimiento Black Lives Matter.

Según Lisa Hanna, portavoz de la oposición jamaicana en asuntos exteriores, los últimos tres años dieron lugar a una generación de caribeños que son "más reflexivos, más socialmente conscientes".

El escándalo de Windrush que se desencadenó cuando Gran Bretaña amenazó con  deportar a miles de ciudadanos de los países caribeños que habían llegado décadas atrás convocados para la reconstrucción del país destruido después de la Segunda Guerra Mundial con el pretexto de carecer de documentación oficial.

Ver cómo se trataba a "nuestros abuelos y bisabuelos" "nos dio una sensación de cuestionamiento y ajuste de cuentas", dijo Hanna. “Es hora de que veamos cómo hemos dado tanto de nosotros mismos a Gran Bretaña”.

El encuestador político Don Anderson dio a conocer una sugerente variación de la opinión pública: solo alrededor del 40% de los jamaiquinos apoyaban la separación de la monarquía en 2011, pero en 2020 había aumentado al 62%. “Me sorprendería si ese número no está más cerca del 70% ahora, debido a los crecientes llamados para que Jamaica siga a Barbados y se convierta en una república. También ha habido una mayor conciencia de las atrocidades del colonialismo. No creo que estuviera en el radar de la gente de la misma manera hace 10 años. Creo que el gobierno se verá obligado a responder a esto muy pronto”.

En una carta abierta dirigida a los príncipes  William y Kate, con 100 firmas de activistas  que fue entregada al alto comisionado británico el martes,  se señaló que la Reina “no había hecho nada para reparar o expiar el sufrimiento de nuestros antepasados ​​que sucedieron durante su reinado y durante todo el período del tráfico británico de africanos, la esclavitud y la colonización”.

“Ustedes, que algún día pueden liderar la monarquía británica, son beneficiarios directos de la riqueza acumulada por la familia real durante siglos, incluida la derivada del tráfico y la esclavitud de los africanos”, denuncia la carta. “Le instamos a que comience con una disculpa y el reconocimiento de la necesidad de expiación y reparación”.

La profesora de economía Rosalea Hamilton, quien redactó la carta, cree que la visita real inadvertidamente estaba "acelerando" la campaña para mudarse a una república. Si el Príncipe  no se disculpa y no discute las reparaciones durante la visita, la campaña “avanzará” y el paso a una república se volverá inevitable.

Cada vez en más acuciosa la pregunta que se formulan los jamaiquinos  respecto a  cuál era el beneficio de los lazos continuos con Gran Bretaña , dado que Gran Bretaña requiere que los ciudadanos jamaiquinos soliciten visas antes de visitar ese país (lo que hace que estas visas sean difíciles de obtener) y que los vínculos económicos ya no existen. Muy probablemente para muchos de ellos la  relación carece de  sentido.

La campaña paralela por el pago de reparaciones por la esclavitud por parte del gobierno británico se ha intensificado en el último año. La ministra de Cultura, Olivia Grange, dijo esta semana: “Se realizarán reparaciones. Se trata de recuperar nuestro respeto. Tiene que ver con nuestra dignidad. Tiene que ver con garantizar que se corrijan las injusticias que se infligieron a nuestros antepasados ​​​​esclavizados. Estamos en una misión, tenemos que lograr ese objetivo”.

A principios de este año, el primer ministro de Jamaica estableció un nuevo ministerio responsable de la reforma constitucional, habiendo ordenado previamente a la fiscal general Marlene Malahoo Forte que investigara la destitución de la Reina como jefa de estado. 

La decisión de la familia real de visitar Jamaica tuvo  la consecuencia no deseada de fortalecer las campañas para que el país abandonara sus lazos con la monarquía británica. “Es posible que los activistas no hubieran recibido ese tipo de atención internacional sin la presencia de William y Kate. Parece que estamos llegando a un punto de inflexión en el que los eventos claramente coreografiados por el gobierno británico como una especie de encanto ofensivo, golpeando el tambor para la Gran Bretaña global, se convierten en una especie de tormenta de controversia” sostuvo Philip Murphy, experto en historia de la Commonwealth y autor de Monarchy and the End of Empire.

AGB con información de diarios, medios y agencias

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

AdSense

Publicidad

Publicidad